Oraciones para un difunto

La pérdida de un ser querido es una de las cosas más difíciles que una persona puede experimentar en su vida. Sin embargo, las oraciones para un difunto pueden ayudarte a sentirte más en paz con esta pérdida y ayudarte a sentirte más cerca de Dios al mismo tiempo. 

Hemos reunido varias oraciones poderosas por los muertos y versículos de la Biblia para que los lea en voz alta o en silencio y el dolor por sus seres queridos que han fallecido. Nuestra oración es que estas oraciones por los muertos le den consuelo en su momento de dolor y le den la tranquilidad de saber que el Señor siempre escuchará sus oraciones.

Oraciones para un difunto

Padre Divino, escucha esta oración por los fallecidos y brinda a estas ánimas tu exuberancia de amor al entrar en tu reino divino. Ayude a las familias y seres queridos que quedaron atrás a entender que tiene un plan para todos. Ayúdalos a hallar la paz en su instante de duelo y a saber que suceda lo que suceda, siempre y en todo momento vas a estar con ellos a través del dolor que puedan estar sintiendo. Amén.

Querido Dios, humildemente te solicito que escuches esta oración por el ánima de mi amada. Permítales hacer la transición a su círculo divino de anfitriones. Perdona los pecados que pesan sobre su ánima y permíteles gozar de la luz de tu gracia y clemencia a fin de que puedan vivir contigo en el paraíso por siempre. Amén.

Te confío, mi querida esposa, madre y abuela, a Dios Todopoderoso, y te confío a tu autor. Que descanses en los brazos del Señor que te formó del polvo de la tierra.

Cuida a nuestra familia en estos instantes bastante difíciles.

Que Santa María, los ángeles y todos y cada uno de los beatos te acojan ahora que has salido de esta vida. Que Cristo, que fue crucificado por vosotros, os traiga la libertad y la paz. Que Cristo, que murió por vosotros, os acepte en su jardín del paraíso. Que Cristo, el auténtico Pastor, os abrace como a uno más de su rebaño. Que perdone todos tus pecados y te ponga entre sus escogidos.

Amén

Nuestro padre divino, nuestra familia ora a fin de que halles clemencia en el ánima de nuestro hermano y amigo. Oramos a fin de que con su inopinada muerte, su ánima pueda localizar la paz de que ha vivido una buena vida y ha hecho todo lo que es posible por servir a su familia, su sitio de trabajo y sus seres queridos mientras que estuvo en la tierra. También procuramos fervorosamente el perdón de sus pecados y sus faltas. Que halle la seguridad de que su familia continuará fuerte y firme en el servicio del Señor conforme avanza en su jornada cara la vida eterna con Cristo, su Señor y Salvador. Amado Padre, lleva Su ánima a Tu reino y que reluzca para él la luz perpetua, que en paz descanse. Amén.

Hasta donde recuerdo, mi hermano/hermana ha estado conmigo en todos los altibajos de la vida. Comíamos y jugábamos juntos, nos dábamos consejos y no nos guardábamos ningún secreto. Ahora, viendo que él/ella se ha ido, rezo para que él/ella encuentre la vida eterna y la felicidad eterna en Tu poderoso abrazo. Te ruego que cuides de su esposa/esposo/hijos/inversiones en la Tierra y no permitas que Tu mirada se desvíe, oh Señor. Te agradezco por esta sesión de oración y en el nombre de Jesús, oro. Amén.

Te damos gracias Señor por el fallecimiento de nuestro hermano/hermana. Exaltamos Tu nombre por la buena vida que vivió. Oramos, oh Señor, que le sea dada la vida eterna. Y mientras que o mora en Tu jardín, deja que Tus ángeles toquen lo que él/ella no puede regresar a tocar. Padre, quédate con su ánima y que descanse en perfecta paz eterna. Amén

Venid a mí todos y cada uno de los que estáis trabajados y cargados, y os voy a hacer reposar. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis reposo para vuestras ánimas. porque mi yugo es suave y mi carga ligera. Amen.

Señor Dios de las alturas, , Tus humildes hijos, nos arrodillamos frente a ti hoy en reverencia. Sabemos que eres el más grande y eres el rey de todos y cada uno de los reyes. Entonces, te solicitamos que levantes nuestro corazón y ánima a fin de que podamos desechar nuestras penas, oh Señor. Danos la fuerza para superar esta situación. Nadie muere sin Tu permiso y, en consecuencia, nos regocijamos por este triunfo y te suplicamos que estés con nuestro hermano/hermana fallecido. Gracias por la oración respondida y en el nombre de Jesús, Amén.

Oh Señor, Tú eres el ADONAI y el único Dios eterno. Tú hiciste las tierras y los mares y tienes completo dominio sobre la vida y la muerte. Es asimismo por Tu voluntad que vivimos y morimos y rezamos por esta ánima moribunda. Si es Tu voluntad hoy que él/ella se quede en este planeta, nos regocijamos en el milagro que Tú nos dejaste presenciar. Pero si precisas a Tu amado hijo/hija contigo, te suplicamos que le des la bienvenida a Tu seno desprendido donde se regocijará por toda la eternidad. Exaltamos Tu nombre oh Señor y gloriamos Tus obras en nuestras vidas. Amén.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Oraciones para un difunto puedes visitar la categoría Oraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Subir