El triste final de una vieja historia

Lázaro Numa Águila

El 7 de abril de 1902, el ayuntamiento de La Habana pidió al párroco de la iglesia del Buen Pastor de Jesús del Monte, Juan E. Mignagaray y Fumero, su autorización para construir un parque en los terrenos aledaños a la iglesia. El espacio correspondiente a la cima de la loma de Jesús del Monte era propiedad de la parroquia desde su fundación.

GROSERAS SONRISAS

Antonio López Sánchez

Cuando la educación, el comportamiento, la vida total de un país marcha de infracción en infracción, sin respeto a pautas y a normas, y eso se infiltra en el aprendizaje y el actuar diario de los adultos de mañana, cuando se asume desde la niñez que lo habitual es violar todas las reglas, esas escritas y las elementales que dictan el sentido común y la humanidad, el choque se avecina inevitable...

Una llamada al 18820

Jorge Fernández Era

Guardo entre las joyitas del acontecer cubano contemporáneo una nota que transcribí de un P 13 y que aparece en varios ómnibus articulados de la línea capitalina Metrobús. Es como para exhibir en un museo del absurdo. Dice lo siguiente:

Con el cielo por techo

Olga Sánchez Guevara

Una iglesia semejante a la de mi sueño, con el cielo por techo, la encontré largo tiempo después en Berlín (por rara coincidencia, bajo la advocación de san Miguel Arcángel, como la parroquia del municipio habanero donde vivo desde hace treinta años). Recuerdo que al preguntar en la calle por la iglesia de San Miguel, el amable desconocido a quien le pedí orientación me contestó que no existía ninguna iglesia en las cercanías, sino solo unas ruinas a pocas cuadras de donde estábamos. Era cierto y a la vez no lo era.

San Cristóbal de La Habana, origen y desarrollo de una ciudad portuaria

Arturo A. Pedroso Alés

En el año 1514 se fundó, en un sitio aún no precisado de la ribera suroccidental de la actual provincia de Mayabeque, la villa de San Cristóbal de La Habana. Años después, sus habitantes abandonaron el bajo y malsano territorio y establecieron un nuevo asentamiento en las márgenes del río que los aborígenes llamaban Casiguaguas y los españoles La Chorrera, hoy Almendares.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO