Los Versos Libres de Martí

Miguel de Unamuno

Todavía siento resonar en mis entrañas el eco de los Versos libres de José Martí que, gracias a Gonzalo de Quesada, pude leer hace unos meses. Pensé escribir sobre ellos a raíz de haberlos leído, cuando mi espíritu vibraba por la recia sacudida de aquellos ritmos selváticos, de selva brava. Mas opté por dejar pasar el tiempo y que la primera impresión se sedimentara y se depurase. Y ¡hoy quiero hablar de ellos!

José Martí

Fina García Marruz

Conmueve si escribe, si habla, si vive, si muere. ¿Cuál es su secreto? Él no actúa: obra. Todo lo que hace está como tocado de un fulgor perenne.

José Martí, pensar, traducir y enseñar idiomas

Carmen Suárez León

A partir de 1881, José Martí se establece en Nueva York. Muchas veces tuvo que trabajar en tareas de tenedor de libros en casas comerciales, pero siempre que pudo lograrlo se dedicó a trabajos editoriales, de traducción y también a la enseñanza, como medios de subsistencia.

“Defiéndame mi vida”: la muerte de José Martí

Teresa Díaz Canals

“Solo ante la muerte nuestra vida es realmente vida. En el ahora nuestra muerte no está separada de nuestra vida: son la misma realidad, el mismo fruto”. Estas palabras escritas por Octavio Paz en Los hijos del limo quizá compendien de manera concisa el misterio de la vida y la muerte martianas, pues como expresó el propio José Martí en esos versos que sirven de exergo, con el camino tomado por él sabía muy bien que iba directo a su prematura desaparición física.

Martí en Vitier

Darío García Luzón

Al ofrecernos la imagen de aquel hombre que obliga “a poner en tensión todas nuestra fuerzas intelectuales y afectivas”,1 el humanismo de Cintio Vitier descubre al lector lo que constituye la cualidad esencial de sus continuas aproximaciones a José Martí. El orden afectivo señala una más honda entrega a esa presencia significativa en la exigente sombra de la patria; diálogo que halla su vivo fondo común en la matriz universal de lo cubano.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO