Los Versos Libres de Martí

Miguel de Unamuno

Todavía siento resonar en mis entrañas el eco de los Versos libres de José Martí que, gracias a Gonzalo de Quesada, pude leer hace unos meses. Pensé escribir sobre ellos a raíz de haberlos leído, cuando mi espíritu vibraba por la recia sacudida de aquellos ritmos selváticos, de selva brava. Mas opté por dejar pasar el tiempo y que la primera impresión se sedimentara y se depurase. Y ¡hoy quiero hablar de ellos!

La Academia Cubana de la Lengua

Sergio O. Valdés Bernal

La Academia Cubana de la Lengua fue constituida oficialmente en 1926 como la decimosegunda academia correspondiente de la Real Academia Española.1 Su primer director fue Enrique José Varona; su vicedirector, Fernando Ortiz Fernández. La intención fue agrupar a personalidades de las ciencias sociales y humanísticas del país dedicadas al estudio, cultivo y desarrollo de la lengua española, ya fuesen escritores o lingüistas.

Enrique José Varona, primer director de la Academia Cubana de la Lengua

Enrique Saínz

Más allá de tanto vano elogio a más o menos conocidas mediocridades, creo necesario decir algo que todos sabemos, pero que debemos recordar: Varona es una de las grandes figuras de la cultura cubana de todas las épocas. Su quehacer intelectual se extiende desde la década de 1870 hasta los primeros años de la que comienza en 1930.

Cómo descubrí la Academia Cubana de la Lengua

Roberto Méndez Martínez

En la actualidad, forma parte de mi vida asistir, en mi condición de miembro de número, a las sesiones que se celebran cada mes en el Colegio Universitario San Gerónimo, así como a los ciclos de conferencias y a los actos por el Día del Idioma en la vecina Plaza de San Juan de Dios. Con frecuencia recuerdo, como si se tratara de un sueño, las circunstancias que me permitieron conocer la institución en mi temprana juventud.

De este lado de la emigración

Redacción

En realidad, incluso cuando existen estas ventajas, los precios cargan consigo también la soledad, la remembranza, las constantes despedidas, las preocupaciones y los dolores incurables. La emigración es, de la misma manera y cualesquiera que sean sus beneficios, como un martillo repetido sobre los hogares cubanos.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO