Festejos por la fiesta de Nuestra Señora del Carmen en la arquidiócesis de La Habana

Redacción

La devoción a la Virgen del Monte Carmelo es muy antigua en Cuba, hay testimonios de su presencia en ella mucho antes de que hubiera fundaciones carmelitanas. Es preciso recordar que las Madres Carmelitas fundaron en La Habana su convento de Santa Teresa a inicios del siglo XVIII gracias al obispo Diego Evelino de Compostela, pero los padres de la Orden solo llegaron hacia fines del año 1879 y se establecieron, primero en una parte del ruinoso convento San Agustín, antes de que las autoridades les permitieran trasladarse al de San Felipe Neri, donde permanecieron hasta 1927, en que pudieron abrir un convento e iglesia nuevos en Infanta, entre Neptuno y Concordia.

JORGE SUÁREZ BLANCO PARTE HACIA LA CASA DEL PADRE

Redacción

El pasado 16 de julio – Festividad de Nuestra Señora del Monte Carmelo- fue llamado a la casa del Padre Jorge Suárez Blanco. Laico habanero de larga ejecutoria, había recibido una esmerada educación cristiana en su hogar, especialmente a través  del ejemplo de su madre Elena Blanco, quien había sido educada en el colegio católico “El Ángel de la Guarda” de la destacada maestra cubana Mariana Lola Álvarez.

Una nueva oportunidad para pensar a Cuba

Daniel Estévez González

Desde el 31 de julio y hasta el 6 de agosto en la Casa Sacerdotal “San Juan María Vianney” de la arquidiócesis de La Habana, tuvo lugar el “Seminario de formación laical”.

La imagen de la Virgen de la Caridad nuevamente en las calles habaneras

Daniel Estévez González

Ni los pronósticos del tiempo ante la inminente llegada del huracán Irma, ni el buscar alimentos ante la escasez que se avecinaba detuvieron la procesión que el día 8 de septiembre tuvo lugar en el capitalino municipio de Centro Habana. Otra vez la imagen de Nuestra Señora de la Caridad cargada en hombros por fieles y devotos recorrió las avenidas de Reina y Galeano.

Procesión por la Fiesta de Nuestra Señora de Regla

Daniel Estévez González

Cada 7 de septiembre las pequeñas callecitas del poblado de Regla multiplican su espacio para recibir a cientos de peregrinos que, desde el otro lado de la bahía o desde el propio municipio van a ver a su querida “Madre”.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO