¿Qué buscas?. La virtud de la justicia

Comunidad San Pablo

Igual que en la fabulilla, en la vida real hay muchos que manejan una idea de justicia muy arbitraria y “convenenciera”. Para ser justos, hay que ser honestos y tener ideas claras.La justicia es la virtud moral que nos mueve a darle a cada uno lo que le corresponde. Este principio se ha de aplicar en todas las relaciones: con los demás, con Dios, con la naturaleza y consigo mismos.

Desde el Seminario: Despertándonos en la misericordia

seminarista Junior Delgado Martínez

Animada por las palabras y la invitación a peregrinar que el Papa Francisco manifestara a la Iglesia universal como pedido clamoroso del Espíritu Santo, la comunidad del Seminario ha querido ponerse en caminos de misericordia a los distintos templos jubilares en la arquidiócesis. A dos de ellos ya hemos llegado: al santuario nacional de San Lázaro y al santuario de la Divina Misericordia.

“Encontré a Dios a través de mi hija”

Mayté Madruga Hernández

“Yo encontré a Dios a través de mi hija, yo no lo tenía y lo encontré a través de ella. Dios la puso en mi camino, y creo que fue para encontrarlo a través de ella”, me dijo Claudina Martínez, madre de Arlene Santacana Martínez, fotógrafa con síndrome de Down. Ambas participaron en la clausura de la 4ta. Jornada de Apoyo a las Personas con Discapacidad y sus Familias, celebrada en el mes de abril.

Llamados a la Santidad

seminarista Junior Delgado Martínez

“Ustedes son santos, yo no”: esto me dijo, refiriéndose a los seminaristas, un anciano en el Hogar Santovenia, uno de los lugares en donde el Seminario se despoja de su rango para ser buen samaritano. Aunque dichas hace algunos años, las palabras del viejo Chino pasan por mi memoria como susurro fresco; no de elogio, sino de reto espiritual, del más auténtico desafío vocacional.

Santa Mónica,esposa y madre admirable

Juan Manuel Galaviz, SSP

Algunos días antes de la muerte de santa Mónica, su hijo mayor había tenido con ella una suave conversación. Reclinados ambos sobre una de las ventanas, él con sus manos puestas en las de su madre, habían estado preguntándose cómo serían las alegrías y goces del cielo.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO