Cien años de historia: una sola fe

Por Redacción / Fotos Daniel Estévez González


Luego de noventa y dos años, la imagen de Lázaro, el mendigo, el de los perros y las muletas, volvió a presidir el altar mayor del Santuario del Rincón.

El suceso, ocurrido el 17 de diciembre último, coincidió con la celebración de los cien años de inaugurado el templo que lleva su nombre, el cual se ubica a más de seis kilómetros del poblado habanero de Santiago de las Vegas.

La devoción a san Lázaro, con sus perros y muletas, tiene un profundo arraigo popular en la Isla y solo se compara con la que también se le tiene a la Virgen de la Caridad, Patrona de Cuba.

La imagen que presidió el altar mayor desde 1925 hasta nuestros días corresponde a san Lázaro, obispo que en la religiosidad popular era concebido como el mismo personaje de la parábola evangélica: el pobre y despreciado que ganó la vida eterna (Lc 16, 19-31) y al que sus devotos llaman “El Poderoso”.

Este 17 de diciembre resultó un día muy ajetreado en el Santuario: los diáconos dieron bendiciones, los seminaristas y voluntarios daban la bienvenida a los que llegaban. Por su parte, Mons. Juan García, arzobispo de La Habana, conversó, aconsejó y bendijo a todos los que se le acercaron. La misa fue el momento de comunión entre todos los presentes.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO