Mirando la cruz

Por P. Marciano García ocd.


Mirando la cruz pueden surgir diversas preguntas: ¿Tan grandes fueron los crímenes de este hombre para terminar así? ¿Tan grandes fueron los pecados de la humanidad que debió pagar por ellos así? ¿Tan grande fue su amor que aceptó ser crucificado para mostrarlo? ¿Qué sentido tiene esa realidad espantosa de la cruz de Cristo?


Si Dios no existe Jesús ha fracasado ruidosamente. Pero si Dios existe, ¿el que los hombres mataran a Jesús significa que Dios lo rechazó? Jesús fue condenado por blasfemo, seductor del pueblo, hombre peligroso. La primera comunidad creyente pensó que Dios lo aprobó resucitándolo de entre los muertos. i Hecho insólito! Sin temor ni a la muerte anunciaron esta feliz noticia: iJesús vive! Esta es la buena noticia: Jesús vive. Este es el evangelio.

Él fue el más inocente de los hombres que han habitado este mundo. En el amañado juicio que le hicieron nadie probó que hubiese cometido delito alguno. Siempre estuvo seguro de su inocencia. La teoría escolástica de que Dios ofendido por el pecado del hombre lo destino al infierno, luego compadecido lo quiso salvar y para ello su Hijo Único se hizo hombre y le ofreció su vida para satisfacción de la honra divina, es demasiado compleja y contradictoria, para aceptarla sin más.


Ciertamente, Jesús derramó su sangre para perdón de los pecados de todos los hombres. Pero no aceptó la cruz como forma de compensación de la justicia divina. Se debe entender así: El conflicto con los judíos se produce por las divergencias entre las enseñanzas de ellos y las de él. Ciertamente, muy fuertes. Ellos determinan su muerte y él la acepta como demostración de su amor al ser humano. Nadie ama más que el que da la vida por sus amigos. Así la cruz de Jesús no puede comprenderse sino a la luz de su resurrección.


¿Qué significa resucitar? No el retorno a esta vida espacio temporal. Significa:- Una vida nueva que rompe las dimensiones del tiempo y del espacio y se desarrolla en el dominio invisible, imperecedero e incomprensible de Dios. Vive en la presencia descubierta de Dios, en el cielo. - Lo que se expresa con el término "cielo" es el cielo de Dios, no el de los astronautas. Un adentro más profundo de la realidad, en lugar de salir al exterior, es una realidad que entra más adentro en el ser mismo del hombre.


En esta nueva situación el ser humano de Jesús es llevado a la más alta realización posible, en los confines mismos de la divinidad, en el gozo de Dios, en la plenitud divina, sin carencia alguna. De esta plenitud hemos recibido todos los seres humanos una parte gloriosa, de tal forma, que formamos un solo cuerpo con él. La historia de nuestra salvación va acaeciendo en el plazo de los tiempos, pero se dirige de forma inexorable a la plenitud de la resurrección. Entonces, la esperanza tiene pleno sentido. Nuestro deseo de felicidad será cumplido. Esperar la propia resurrección es suficiente causa para avanzar por esta vida del tiempo con sabor de eternidad.

Jesús María Lusarreta, otro Cristo entre nosotros

Redacción

Como expresó Monseñor Juan de la Caridad García, arzobispo de La Habana, en la misa de exequias por el muy estimado padre Jesús Lusarreta: va a la casa del Padre otro Cristo entre nosotros. La amplia y siempre acogedora parroquia de la Nuestra Señora de la Medalla Milagrosa en el municipio 10 de octubre no pudo ofrecer espacio a los cientos de fieles que fueron a darle el último adiós a tan querido sacerdote.

Festejos por la fiesta de Nuestra Señora del Carmen en la arquidiócesis de La Habana

Redacción

La devoción a la Virgen del Monte Carmelo es muy antigua en Cuba, hay testimonios de su presencia en ella mucho antes de que hubiera fundaciones carmelitanas. Es preciso recordar que las Madres Carmelitas fundaron en La Habana su convento de Santa Teresa a inicios del siglo XVIII gracias al obispo Diego Evelino de Compostela, pero los padres de la Orden solo llegaron hacia fines del año 1879 y se establecieron, primero en una parte del ruinoso convento San Agustín, antes de que las autoridades les permitieran trasladarse al de San Felipe Neri, donde permanecieron hasta 1927, en que pudieron abrir un convento e iglesia nuevos en Infanta, entre Neptuno y Concordia.

JORGE SUÁREZ BLANCO PARTE HACIA LA CASA DEL PADRE

Redacción

El pasado 16 de julio – Festividad de Nuestra Señora del Monte Carmelo- fue llamado a la casa del Padre Jorge Suárez Blanco. Laico habanero de larga ejecutoria, había recibido una esmerada educación cristiana en su hogar, especialmente a través  del ejemplo de su madre Elena Blanco, quien había sido educada en el colegio católico “El Ángel de la Guarda” de la destacada maestra cubana Mariana Lola Álvarez.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO