La Reebok Spartan Race llega a La Habana

Por Nelson de la Rosa Rodríguez


Mientras los aficionados al béisbol estén pendientes de lo que ocurra en el Clásico Mundial y en el Fútbol europeo, las miradas se pongan en las fases definitorias de la Champions League, en Cuba podremos vivir muy pronto un acontecimiento especial: la Reebok Spartan Race.

La prueba, señalada para el sábado 18 de marzo, será la primera carrera de obstáculos de resistencia en nuestro país y llegará a La Habana en asociación con la compañía Miami Multirace, que también opera en el Maratón y el Triatlón de La Habana.

Ya es oficial que vendrán corredores de muchos países para probar sus límites. La matrícula rondará los mil participantes y el señor Joe de Sena, fundador de la carrera, dijo en octubre pasado: “Esta será una oportunidad para los corredores de experimentar otras culturas y compartir con el mundo el espíritu espartano indomable. El deporte es un idioma que todos compartimos que no necesita interpretación”.
La Spartan Race tiene tres modalidades: Sprint, Super y Beast. En Cuba se correrá la primera que consiste en recorrer cinco kilómetros y superar entre veinte y veintitrés obstáculos. Por su parte, la Super se desarrolla a la distancia de trece kilómetros y los retos pueden llegar hasta veintinueve, en tanto la Beast consta de entre treinta y treinta y cinco desafíos en un recorrido de veinte kilómetros.

Se dice que la idea inicial de este deporte le pertenece a los veteranos de la infantería de marina de Inglaterra en 2004. Sin embargo, fueron los estadounidenses quienes la llevaron a efecto en el 2010 en el centro al aire libre en Catamount Williston, Vermont.

Aquella vez participaron cerca de quinientos competidores y todos los que completaron el trayecto recibieron una medalla, además de los premios a los ganadores absolutos.

Su antecedente fue la Peak Race (2007), fundada por Joe de Sena, Andy Weinberg y Julian Kopald, con el objetivo de realizar una carrera de obstáculos que se asemejara a las legendarias “carreras de la muerte”. Tal fue el interés despertado que el mismo De Sena recibió más tarde propuestas empresariales para fundar un evento de mayor alcance.

Actualmente, la carrera se desarrolla en diversos países de varios continentes y su calendario anual incluye más de sesenta lides en los tres niveles mencionados anteriormente. España es de los países más prolíferos, pues desarrolla competencias a lo largo de todo el año en distintas regiones.

Una de las particularidades de la justa es que los competidores no conocen los obstáculos que enfrentarán hasta minutos antes del disparo de salida y tampoco saben el recorrido. Algunas imágenes transmitidas por el influyente canal NBC permiten apreciar que para llegar a la meta “los espartanos” tienen que correr y superar retos como la escalada de muros; el traslado de bloques pesados; caminar con equilibrio por encima de troncos de madera; traslado del cubo con agua; transporte de pesadas cadenas; avanzar con los tobillos atados por una cuerda, colgado de anillas o a través de barras paralelas; trepar la soga y tocar la campana; llevar el saco de arena por el camino marcado; lanzamiento y clavada de la jabalina, así como  arrastrarse por debajo de alambradas de púas en terreno lleno de fango, atravesar charcos de agua y empujar ruedas de camiones o de tractores. Precisamente este último reto es uno de las más fuertes, según el español Lluís Barbé, uno de los mejores corredores del mundo: “es una prueba difícil porque las ruedas en la categoría masculina pesan bastante y suele hacerse en terrenos con tierra y piedras y se atascan a menudo. Para mí es de las pruebas más duras, y eso me encanta”. El propio Barbé se refirió también al lanzamiento de la jabalina: “La gente se sorprende cuando lo digo, pero el obstáculo más complicado es el de la jabalina. Se necesita fuerza, técnica, puntería y algo de suerte para superarla”.

Una de las mejores entre las damas es María Vila, quien también tiene su obstáculo negro: “La que me costó más fue la de subir la cuerda, la que no tiene nudos que es completamente lisa, tienes que practicar mucho, esa me costó mucho”, dijo a la prensa a fines del pasado año.
Para aspirar a completar el recorrido es necesario superar todos los obstáculos o al menos intentarlo. Si hay alguno que el atleta no puede superar, entonces es penalizado con el burpee, que consiste en hacer una sentadilla, extender las piernas, hacer un flexión y dar un salto vertical… ¡treinta veces seguidas!, lo que trae consigo, además del lógico agotamiento, una pérdida importante de tiempo.

Cada competidor lleva consigo un chip que es su responsabilidad mantenerlo. Tal dispositivo permite a los jueces conocer el tiempo empleado en la carrera y de acuerdo a eso los organizadores dan una puntuación que es la base para la ubicación más tarde en la Tabla de Posiciones de la justa y en el circuito en general, aunque solo los cinco mejores resultados personales son tenidos en cuenta en la conformación del ranking mundial anual.

Desde el 2013 la Spartan Race es patrocinada por la marca Reebok, de ahí su nombre actual Reebok Spartan Race Series.

Aunque todavía no conocemos los nombres de los inscriptos en Cuba, no sería sorpresa la presencia de deportistas discapacitados, los cuales compiten con reglas especiales. En el 2015 y como parte de su preparación para la prueba de jabalina de la Paralimpiada de Río de Janeiro 2016, el español David Casinos se convirtió en el primer invidente de su país en completar el trayecto acompañado de un guía: “la Spartan es sinónimo de lo que vivo todos los días: obstáculo tras obstáculo”, dijo en su momento al sitio especializado deporlovers.com.
Muchos de los que ya saben lo que es la Carrera Espartana aseguran no volver a ser los mismos y que es innegable el crecimiento como seres humanos.

A propósito de que en Cuba se correrá la modalidad Sprint, se espera que todos los competidores puedan completar el trayecto, pues constituye quizás la categoría de “principiantes”.  

Como toda gran cita deportiva, los competidores no tienen los mismos intereses. Algunos se contentan con participar, otros con terminar el trayecto, muchos van por alcanzar posiciones de privilegio y hay otros que aspiran a ganarlo todo.

Por tal motivo, los organizadores de la Reebok Spartan Race motivan a los corredores con un premio muy especial, la Trifecta. Esta es una medalla que se concede a los corredores finalistas en las tres modalidades en un mismo año.

También están las medallas de cada categoría. En la Sprint es roja, la de la Super es azul, y la de la Beast es amarilla. Al terminar una carrera, los participantes reciben un tercio de circunferencia correspondiente al color de la lid que completa. De ahí que la ya mencionada Trifecta sea una medalla de gran tamaño.

Marzo es el mes del Clásico Mundial de Béisbol y eso robará la atención de nuestros aficionados, pero sin dudas la primera carrera espartana en Cuba, con la presencia de varios de los mejores deportistas del mundo, es una oportunidad de lujo que merece todo nuestro interés. Ojalá y la Televisión Cubana se convierta en esa ventana por la que muchos podamos ver tan titánico esfuerzo.

Y para el final les dejo “el principio” de toda carrera espartana: Si amas algo, luchas por ello con todas tus fuerzas, no importa si es algo que antes considerabas imposible o si es algo que todos logran menos tú. El chiste radica en nunca dejar de intentarlo hasta que lo consigues.

Clásico Mundial de Béisbol: Cuba de más a menos

Nelson de la Rosa Rodríguez

El IV Clásico Mundial de Béisbol constituye la principal atracción para los aficionados cubanos en una temporada donde no hay citas multideportivas, entiéndase juegos centroamericanos, panamericanos u olímpicos.

Beisbol y nación en Cuba: relato de una pasión

José Antonio Michelena

Presentado por Leonardo Padura en el capítulo habanero de la Feria Internacional del Libro 2016, Béisbol y nación en Cuba, del profesor Félix Julio Alfonso López, es una valiosísima contribución a la historiografía del deporte nacional que, aunque sostenida por la pasión, es fruto del acucioso rigor investigativo y la eficaz expresión de un narrador dominante y seductor durante todo el juego (hasta más allá de los nueve innings).

La historia de los Cubans Sugar Kings

Nelson de la Rosa Rodríguez

No siempre se llamaron Cubans Sugar Kings, antes fueron los Havana Cubans y así debutaron en el nivel C de la Liga Internacional de la Florida en 1946, donde ganaron cinco campeonatos consecutivos, afiliados al Washington. Aquella franquicia fue montada por el empresario George P. Foster y durante el período nutrió a las Grandes Ligas con figuras como Leonardo Cárdenas, Mike Cuéllar y Cookie Rojas.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO