Chiara Lubich, 9º aniversario de su muerte

Por Daniel Estévez González / Fotos Daniel Estévez González

Este 14 de marzo en ocasión del 9º aniversario de la partida a la casa del Padre de Chiara Lubich, tuvo lugar en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario la celebración de la Santa Misa presidida por Mons. Juan García, arzobispo de La Habana. Con la presencia de voluntarios del Movimiento de Focolares que colaboran en la arquidiócesis, miembros de diferentes denominaciones cristianas y fieles de la comunidad; la celebración constituyó un reconocimiento a quién iluminada por la luz del Evangelio, vivió y dejó como testimonio de vida el «radicalismo del amor».

El arzobispo habanero en su homilía dio gracias a Dios por el carisma de la unidad que entregó a Chiara, don providencial para nuestros días, y animó a los seguidores de la nacida en Trento a mantener viva la oración de Jesús al Padre «Que todos sean uno» [Cf. Jn. 17,21].

Chiara (Silvia) Lubich nació en Italia el 22 de enero de 1920. Se consagró a Dios el 7 de diciembre de 1943 y creó el Movimiento de los Focolares (Obra de María). La acción del Espíritu Santo hizo de su vida cristiana un camino a la perfección de la caridad. Su testimonio la ha hecho ser reconocida como «apóstol del diálogo»: ecuménico, interreligioso y con personas de convicciones no religiosas. Los signos concretos de su obra se manifiestan hoy en las decenas de miles de personas, que abrazadas al misterio de amor que se encierra en el grito de Jesús en la cruz [Cf. Mc. 15,34], mantienen viva las enseñanzas y carisma de quien falleciera el 14 de marzo de 2008 en Rocca di Papa, Italia.

Veinte años sembrando amor

Daniel Estévez González

Con el objetivo de defender el primer derecho que tiene todo niño, el derecho a nacer, las Hermanas del Amor de Dios han dado respuesta a las necesidades que se les presentan a diario en la Oficina de Asistencia Social del Arzobispado de La Habana.

Procesión y Santa Misa de Vigilia por la festividad de San Cristóbal de La Habana

Daniel Estévez González

Luego de que el año pasado y después de medio siglo sin realizarse, las autoridades locales autorizaran la antigua y acostumbrada procesión del también patrono de los choferes por varias arterias habaneras, la de este 15 de noviembre apenas alcanzó la esquina de las calles Habana y Chacón, lugar donde se ubica la sede arzobispal de la arquidiócesis, para luego retornar por la calle Empedrado hasta la catedral.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO