Chiara Lubich, 9º aniversario de su muerte

Por Daniel Estévez González / Fotos Daniel Estévez González

Este 14 de marzo en ocasión del 9º aniversario de la partida a la casa del Padre de Chiara Lubich, tuvo lugar en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario la celebración de la Santa Misa presidida por Mons. Juan García, arzobispo de La Habana. Con la presencia de voluntarios del Movimiento de Focolares que colaboran en la arquidiócesis, miembros de diferentes denominaciones cristianas y fieles de la comunidad; la celebración constituyó un reconocimiento a quién iluminada por la luz del Evangelio, vivió y dejó como testimonio de vida el «radicalismo del amor».

El arzobispo habanero en su homilía dio gracias a Dios por el carisma de la unidad que entregó a Chiara, don providencial para nuestros días, y animó a los seguidores de la nacida en Trento a mantener viva la oración de Jesús al Padre «Que todos sean uno» [Cf. Jn. 17,21].

Chiara (Silvia) Lubich nació en Italia el 22 de enero de 1920. Se consagró a Dios el 7 de diciembre de 1943 y creó el Movimiento de los Focolares (Obra de María). La acción del Espíritu Santo hizo de su vida cristiana un camino a la perfección de la caridad. Su testimonio la ha hecho ser reconocida como «apóstol del diálogo»: ecuménico, interreligioso y con personas de convicciones no religiosas. Los signos concretos de su obra se manifiestan hoy en las decenas de miles de personas, que abrazadas al misterio de amor que se encierra en el grito de Jesús en la cruz [Cf. Mc. 15,34], mantienen viva las enseñanzas y carisma de quien falleciera el 14 de marzo de 2008 en Rocca di Papa, Italia.

Palabras pronunciadas por S.E.R. Cardenal Jaime Ortega Alamino, Arzobispo emérito de La Habana, en la presentación del libro “Encuentro, Diálogo y Acuerdo”.

Pero el cambio de los actores principales, o la recurrencia a viejos modelos para aplicarlos de nuevo a Cuba, o las respuestas fuertemente formuladas con implicaciones de orden práctico por nuestra parte, pueden ensombrecer o retardar mucho la obtención de resultados aceptables por todos en la solución de los conflictos, y digo retardar porque hay pasos que tienen características, aunque sean mínimas, de durabilidad.

Las Adoratrices y el fenómeno de la prostitución en Cuba

Daniel Estévez González

En el Centro “Fe y Cultura Loyola”, casa de los padres jesuitas en La Habana, se celebró este sábado la Jornada “Tejiendo Redes de Esperanza”. El encuentro, organizado por las hermanas Adoratrices Esclavas del Santísimo Sacramento y de la Caridad (AASC), conocidas como “las adoratrices”, se desarrolló bajo el tema “El fenómeno de la prostitución desde la mirada de Jesús”.

PALABRAS DE PRESENTACION DEL LIBRO ENCUENTRO, DIÁLOGO Y ACUERDO

Dr. Roberto Méndez Martínez

Pocos cubanos han podido olvidar aquel 17 de diciembre de 2014, cuando, rodeadas por un halo de asombro, se transmitieron las alocuciones televisivas de los presidentes de Estados Unidos y Cuba, que anunciaban la común voluntad de poner fin a un diferendo de más de medio siglo entre ambas naciones.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO