Chiara Lubich, 9º aniversario de su muerte

Por Daniel Estévez González / Fotos Daniel Estévez González

Este 14 de marzo en ocasión del 9º aniversario de la partida a la casa del Padre de Chiara Lubich, tuvo lugar en la parroquia de Nuestra Señora del Rosario la celebración de la Santa Misa presidida por Mons. Juan García, arzobispo de La Habana. Con la presencia de voluntarios del Movimiento de Focolares que colaboran en la arquidiócesis, miembros de diferentes denominaciones cristianas y fieles de la comunidad; la celebración constituyó un reconocimiento a quién iluminada por la luz del Evangelio, vivió y dejó como testimonio de vida el «radicalismo del amor».

El arzobispo habanero en su homilía dio gracias a Dios por el carisma de la unidad que entregó a Chiara, don providencial para nuestros días, y animó a los seguidores de la nacida en Trento a mantener viva la oración de Jesús al Padre «Que todos sean uno» [Cf. Jn. 17,21].

Chiara (Silvia) Lubich nació en Italia el 22 de enero de 1920. Se consagró a Dios el 7 de diciembre de 1943 y creó el Movimiento de los Focolares (Obra de María). La acción del Espíritu Santo hizo de su vida cristiana un camino a la perfección de la caridad. Su testimonio la ha hecho ser reconocida como «apóstol del diálogo»: ecuménico, interreligioso y con personas de convicciones no religiosas. Los signos concretos de su obra se manifiestan hoy en las decenas de miles de personas, que abrazadas al misterio de amor que se encierra en el grito de Jesús en la cruz [Cf. Mc. 15,34], mantienen viva las enseñanzas y carisma de quien falleciera el 14 de marzo de 2008 en Rocca di Papa, Italia.

Festejos por la fiesta de Nuestra Señora del Carmen en la arquidiócesis de La Habana

Redacción

La devoción a la Virgen del Monte Carmelo es muy antigua en Cuba, hay testimonios de su presencia en ella mucho antes de que hubiera fundaciones carmelitanas. Es preciso recordar que las Madres Carmelitas fundaron en La Habana su convento de Santa Teresa a inicios del siglo XVIII gracias al obispo Diego Evelino de Compostela, pero los padres de la Orden solo llegaron hacia fines del año 1879 y se establecieron, primero en una parte del ruinoso convento San Agustín, antes de que las autoridades les permitieran trasladarse al de San Felipe Neri, donde permanecieron hasta 1927, en que pudieron abrir un convento e iglesia nuevos en Infanta, entre Neptuno y Concordia.

JORGE SUÁREZ BLANCO PARTE HACIA LA CASA DEL PADRE

Redacción

El pasado 16 de julio – Festividad de Nuestra Señora del Monte Carmelo- fue llamado a la casa del Padre Jorge Suárez Blanco. Laico habanero de larga ejecutoria, había recibido una esmerada educación cristiana en su hogar, especialmente a través  del ejemplo de su madre Elena Blanco, quien había sido educada en el colegio católico “El Ángel de la Guarda” de la destacada maestra cubana Mariana Lola Álvarez.

Una nueva oportunidad para pensar a Cuba

Daniel Estévez González

Desde el 31 de julio y hasta el 6 de agosto en la Casa Sacerdotal “San Juan María Vianney” de la arquidiócesis de La Habana, tuvo lugar el “Seminario de formación laical”.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO