Clásico Mundial de Béisbol: Cuba de más a menos

Por Nelson de la Rosa Rodríguez


El IV Clásico Mundial de Béisbol constituye la principal atracción para los aficionados cubanos en una temporada donde no hay citas multideportivas, entiéndase juegos centroamericanos, panamericanos u olímpicos.

Esta pudiera ser la última edición, pues para las Grandes Ligas resulta cada vez menos atrayente. Justo antes del comienzo de la ya inminente cita, sugiero mirar lo que ha sido la actuación cubana.

El I Clásico se disputó en el 2006 y Cuba presentó un roster de lujo. Los receptores fueron Ariel Pestano, Eriel Sánchez y Roger Machado; jugadores de cuadro: Michel Enríquez, Yulieski Gourriel, Juan C. Moreno, Leslie Anderson, Eduardo Paret, Ariel Borrero, Joan C. Pedroso y Rudy Reyes; jardineros: Osmany Urrutia, Frederich Cepeda, Yoandy Garlobo, Alexei Ramírez y Carlos Tabares; lanzadores: Pedro Luis Lazo, Adiel Palma, Yadel Martí, Yadiel Pedroso, Luis Borroto, Jonder Martínez, Yosvany Pérez, Maikel Folch, Yunieski Maya, Ormari Romero, Yulieski González, Vicyohandry Odelin y Dennis Suárez. El director fue Higinio Vélez.

Aquella vez Cuba disputó la primera ronda en Puerto Rico y se anotó victorias frente a Panamá ocho carreras por seis en doce innings (Yunieski Maya) y frente a Holanda once por dos (Ormari Romero). El único revés fue ante la selección local por knock out doce por dos (Luis Borroto).

Les recuerdo que el primer line up de Cuba estuvo compuesto por Eduardo Paret (ss), Michel Enríquez (3b), Yulieski Gourriel (2b), Osmani Urrutia (Bd), Frederich Cepeda (lf), Ariel Pestano (r), Joan Carlos Pedroso (lb), Alexei Ramírez (rf) y Carlos Tabares (cf).

Con balance de dos victorias y una derrota, los cubanos clasificaron para la segunda fase, también en Puerto Rico. Allí abrieron con éxito de siete carreras por dos frente a Venezuela (Yadel Martí-Pedro Luis Lazo), luego tomaron revancha ante los boricuas cuatro por tres (Ormari Romero-Vicyohandri Odelín) y clasificaron para la semifinal en San Diego donde derrotaron a República Dominicana tres por uno (Pedro Luis Lazo) y lograron así sorpresivamente un boleto para la final ante Japón.

Aquella final aún se recuerda. Ganaron los nipones diez carreras por seis con crédito para Daisuke Matsuzaka, juego salvado de Otsuka y revés del abridor Ormari Romero. En causa perdida, Eduardo Paret y Frederich Cepeda conectaron jonrones.

En esa edición, Cuba incluyó en el equipo Todos Estrellas a Yulieski Gourriel (2b), a Yoandri Garlobo (Bd) y al lanzador Yadel Martí.
Muchos creen que ese espectacular resultado le hizo más daño que bien al béisbol cubano. Parecía que ese era nuestro nivel en el concierto internacional y no era cierto. Ahora pocos recuerdan que Cuba “navegó con suerte” en la cita, pues Panamá no quiso aprovechar un dead ball que le hubiera dado la victoria en el primer desafío, y en el juego frente a Venezuela, al comenzar la segunda etapa, una conexión que representaba un salvador doble play, se introdujo en la camisa del torpedero Omar Vizquel y le abrió las puertas a la ofensiva cubana. Sin embargo, así es el béisbol. Con la llegada a la final creímos que estábamos por encima del resto e igualados con Japón y eso hizo que muchos durmieran sobre las mieles del triunfo.

En el 2009 la meta era alta: volver a la final. Para eso Higinio Vélez volvió a ser el manager y se convocó un equipo integrado por los receptores: Ariel Pestano, Rolando Meriño y Yosvani Peraza; jugadores de cuadro: Michel Enríquez, Yulieski Gourriel, Alexander Malleta, Hector Olivera, Eduardo Paret, Luis M. Navas y Joan C. Pedroso; jardineros: Frederich Cepeda, Alfredo Despaigne, Yoenis Céspedes, Leslie Anderson, y Leonys Martín; lanzadores: Pedro Luis Lazo, Luis M. Rodríguez, Ismel Jiménez, Aroldis Chapman, Norge L. Vera, Yunieski Maya, Miguel Lahera, Yulieski González, Norberto González, Yolexis Ulacia, Danny Betancourt, Vladimir García y Ciro S. Licea. Para la ocasión, Cuba fue ubicada en el grupo que jugó en el Foro Sol de Ciudad de México y la ronda no pudo ser mejor, pues terminó en el primer lugar de manera invicta con éxitos frente a Sudáfrica ocho carreras por una (Norge Luis Vera), Australia cinco por cuatro (Ismel Jiménez) y México por knock out dieciséis por cuatro (Yulieski González).

En esa segunda edición la alineación cubana del primer día la formaron: Héctor Olivera (2b), Michel Enríquez (Bd), Frederich Cepeda (lf), Yulieski Gourriel (3b), Alexander Malleta (1b), Alfredo Despaigne (rf), Yoenis Céspedes (cf), Ariel Pestano (r) y Eduardo Paret (ss).

La segunda ronda se disputó en San Diego y era la oportunidad de volver a ser semifinalista. Sin embargo, la suerte no fue la misma que en el 2006. En el primer partido, Japón se impuso categóricamente seis carreras por cero. Nuevamente Matsuzaka fue “el coco” y la derrota la asumió el entonces abridor Aroldis Chapman. No obstante, no todo estaba perdido y en la lucha por la supervivencia Cuba le ganó nuevamente a México, esta vez siete por cuatro, gracias al picheo combinado de Norge Luis Vera y Pedro Luis Lazo. Pero para seguir avanzando había que ganarle a Japón, que ya no podría contar con su As del montículo y eso daba cierta tranquilidad. Sin embargo, aquel 18 de marzo en el Petco Park, Hisashi Iwakuma lanzó una verdadera joya de picheo y Japón se impuso cinco por cero. Hubo juego salvado para Toshiya Sugiuchi y Yunieski Maya cargó con la derrota. Ahí terminó el II Clásico para Cuba. A la final llegaron Japón y Corea del Sur y los primeros retuvieron el título al imponerse cinco por tres, en lo que resultó el único revés de los coreanos.

En esa edición, se incluyeron en el Todos Estrellas los jardineros Frederich Cepeda y Yoenis Céspedes.
Para el 2013, Cuba nombró a Víctor Mesa como director y el grupo quedó conformado con los receptores Eriel Sánchez, Frank Camilo Morejón y Yulexis La Rosa; jugadores de cuadro: José Dariel Abreu, Luis Felipe Rivera, José Miguel Fernández, Erisbel Arruebarruena, Yulieski Gourriel y Andy Ibáñez; jardineros: Alfredo Despaigne, Frederich Cepeda, Rusney Castillo, Guillermo Heredia, Alexei Bell y Yadiel Hernández; lanzadores: Odrisamer Despaigne, Freddy Asiel Álvarez, Ismel Jiménez, Vladimir García, Norberto González, Darién Núñez, Raciel Iglesias, Wilber Pérez, Yulieski González, Alexander Rodríguez, Danny Betancourt, Vicyohandry Odelín y Yander Guevara.

A Cuba le correspondió el grupo que jugó en Fukuoka, Japón, y al igual que cuatro años antes ganó invicto la primera etapa. El primer día se le ganó a Brasil cinco carreras por dos (Ismel Jiménez), el segundo a Taipei por knock out catorce por cero (Danny Betancourt) y el tercero a Japón seis por tres (Wilber Pérez).

La segunda ronda se disputó en Tokio y si cuatro años antes la pesadilla fue Japón, en el 2013 lo fue Holanda. En esa fase los tulipanes se impusieron seis carreras por dos con el conocido Diegomar Markwell ganándole el pulso a Ismel Jiménez, pero Cuba se repuso y noqueó a Taipei de China catorce por cero (Ismel Jiménez). No obstante, en la búsqueda del pase a la siguiente ronda, nuevamente Holanda se impuso, ahora viniendo de abajo siete carreras por seis. Loek van Mil se llevó el éxito y Yander Guevara cargó con el revés. Ese es hasta el momento el último partido de Cuba en los CMB y la alineación de salida fue: Heredia (cf), Yulieski (3b), José M. Fernández (2b), Cepeda (bd), Abreu (1b), Despaigne (lf), Tomás (rf), Frank Camilo (r) y Arruebarruena (ss).

En la final, República Dominicana se impuso a Puerto Rico tres carreras por cero y se tituló invicto. En el Todos Estrellas por vez primera no hubo ningún cubano.

De manera colectiva, Cuba acumula trece victorias y siete derrotas. Los éxitos han sido frente a Panamá, Holanda, Puerto Rico, República Dominicana, Sudáfrica, Australia, México (dos), Japón, Taipéi de China, Venezuela, Brasil y China, en tanto cayó frente a Japón (tres), Holanda (dos), Puerto Rico y República Dominicana.

Individualmente, el de mejores números es Frederich Cepeda. El espirituano lidera a nivel nacional varios departamentos: juegos jugados (20), carreras anotadas (17), hits (31), dobles (8), jonrones (6), impulsadas (23) y bases por bolas (11). Y si de comparaciones se trata, aquí les dejo los mejores cinco cubanos a la ofensiva en la historia de los CMB.

En cuanto al picheo, el más trabajador es Norberto González con 17.2 de labor, seguido de Pedro Luis Lazo con 15.2, Danny Betancourt, Ismel Jiménez y Norge Luis Vera ganaron dos juegos, en tanto Norberto e Ismel son los más ponchadores con catorce, seguidos de Lazo con trece.

A las puertas de la inminente cita, solo Frederich Cepeda y Yulieski González pudieran llegar a estar presentes en todas, mientras Vladimir García, Danny Betancourt y Alfredo Despaigne aspiran a su tercera participación y a dos Frank Camilo Morejón, Miguel Lahera, Jonder Martínez y Freddy Asiel Álvarez, entre otros.

Al cierre de esta edición de Palabra Nueva, aún no habían sido publicadas las nóminas oficiales y tampoco se conocía el director del equipo Cuba. No obstante, creo que la versión cubana será inferior a las anteriores y muchos jugadores serán “novatos” en Clásicos Mundiales de Béisbol, fuerte hándicap en una lid donde cada partido se juega como si fuera una final.

Cuba debutará frente a Japón el 7 de marzo, luego jugará con China y terminará la ronda con Australia. A estas alturas, será difícil superar a Japón, Australia no será un manjar y China ha subido mucho su nivel gracias a la ayuda técnica estadounidense. No descarto la posibilidad de avanzar a la segunda fase, pero allí el reto sería mucho mayor, pues los rivales pudieran ser Corea del Sur, Holanda o Taipéi de China. Y no se trata solo de que los contrarios sean fuertes, sino de que la selección cubana es cada vez más débil, tendencia que debe mantenerse mientras no se admitan a aquellos que juegan en Estados Unidos u otras ligas en el Caribe.

El IV CMB pudiera ser el último. Cuatro ediciones en las que el béisbol cubano se privó de presentar sus mejores cartas. Entonces no es extraño que nuestra historia en la lid haya ido de más a menos: de ser finalista en el 2006 (con suerte o no) a luchar por no quedar eliminado en la primera ronda en el 2017.

Beisbol y nación en Cuba: relato de una pasión

José Antonio Michelena

Presentado por Leonardo Padura en el capítulo habanero de la Feria Internacional del Libro 2016, Béisbol y nación en Cuba, del profesor Félix Julio Alfonso López, es una valiosísima contribución a la historiografía del deporte nacional que, aunque sostenida por la pasión, es fruto del acucioso rigor investigativo y la eficaz expresión de un narrador dominante y seductor durante todo el juego (hasta más allá de los nueve innings).

La Reebok Spartan Race llega a La Habana

Nelson de la Rosa Rodríguez

Mientras los aficionados al béisbol estén pendientes de lo que ocurra en el Clásico Mundial y en el Fútbol europeo, las miradas se pongan en las fases definitorias de la Champions League, en Cuba podremos vivir muy pronto un acontecimiento especial: la Reebok Spartan Race.

La historia de los Cubans Sugar Kings

Nelson de la Rosa Rodríguez

No siempre se llamaron Cubans Sugar Kings, antes fueron los Havana Cubans y así debutaron en el nivel C de la Liga Internacional de la Florida en 1946, donde ganaron cinco campeonatos consecutivos, afiliados al Washington. Aquella franquicia fue montada por el empresario George P. Foster y durante el período nutrió a las Grandes Ligas con figuras como Leonardo Cárdenas, Mike Cuéllar y Cookie Rojas.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO