Aniversario 61 de la Coronación Canónica de la Santísima Virgen de Regla

Por Redacción / Fotos Daniel Estévez González

Este 24 de febrero la Iglesia habanera y muy especialmente los devotos de la Santísima Virgen de Regla celebraron el Aniversario 61 de la Coronación Canónica de la bendita imagen, Patrona del Santuario Nacional, así como los 30 años de la bendición de este templo y su altar por el entonces arzobispo de La Habana, hoy Cardenal Jaime Ortega, más el bicentenario de la visita y predicación en el mismo del del Venerable Padre Félix Varela y Morales el 7 de septiembre de 1817 con motivo de la Fiesta Patronal. Los fieles del poblado habanero que recibe el mismo nombre de la advocación mariana, junto a Mons. Juan de la Caridad García, Arzobispo de La Habana, compartieron el gozo y la eucaristía de acción de gracias. Participaron además los sacerdotes rectores del Seminario San Carlos y San Ambrosio, así como el Rector y Párroco del Santuario, padre Roberto Betancourt. La festividad concluyó con un recorrido de la imagen por los alrededores de la Iglesia acompañada por los fieles que elevaban sus plegarias por sus familiares y amigos, y por el coro de seminaristas que cantaban alabanzas al Señor.

Es bueno recordar que después de ser coronada canónicamente la imagen de la Virgen de Regla, en Chipiona, España, en el año 1954, el párroco de entonces, Monseñor Ángel Pérez Varela, tomó la iniciativa de obtener el mismo honor para nuestra imagen. Hizo así, las gestiones pertinentes con el Arzobispo de La Habana, el Cardenal Manuel Arteaga y Betancourt, para alcanzar de la Santa Sede ese privilegio.

La solicitud fue enviada al Vaticano con el beneplácito del Arzobispo de La Habana. Tiempo más tarde llegó el documento papal por el cual se alcanzaba este sueño de su párroco y feligresía.

El Cardenal Arteaga escogió el 24 de febrero de 1956 para la Coronación Canónica, por ser fecha patria. El lugar elegido fue la Catedral de La Habana. Terminada la solemne Misa Pontifical, el Cardenal Arzobispo, con delegación y mandato del Santo Padre Pío XII, se acercó a la Sagrada Imagen y colocó la corona, mientras pronunciaba las palabras rituales: “Como te coronamos en la tierra, merezcamos ser coronados por Cristo en el cielo”.

Festejos por la fiesta de Nuestra Señora del Carmen en la arquidiócesis de La Habana

Redacción

La devoción a la Virgen del Monte Carmelo es muy antigua en Cuba, hay testimonios de su presencia en ella mucho antes de que hubiera fundaciones carmelitanas. Es preciso recordar que las Madres Carmelitas fundaron en La Habana su convento de Santa Teresa a inicios del siglo XVIII gracias al obispo Diego Evelino de Compostela, pero los padres de la Orden solo llegaron hacia fines del año 1879 y se establecieron, primero en una parte del ruinoso convento San Agustín, antes de que las autoridades les permitieran trasladarse al de San Felipe Neri, donde permanecieron hasta 1927, en que pudieron abrir un convento e iglesia nuevos en Infanta, entre Neptuno y Concordia.

JORGE SUÁREZ BLANCO PARTE HACIA LA CASA DEL PADRE

Redacción

El pasado 16 de julio – Festividad de Nuestra Señora del Monte Carmelo- fue llamado a la casa del Padre Jorge Suárez Blanco. Laico habanero de larga ejecutoria, había recibido una esmerada educación cristiana en su hogar, especialmente a través  del ejemplo de su madre Elena Blanco, quien había sido educada en el colegio católico “El Ángel de la Guarda” de la destacada maestra cubana Mariana Lola Álvarez.

Una nueva oportunidad para pensar a Cuba

Daniel Estévez González

Desde el 31 de julio y hasta el 6 de agosto en la Casa Sacerdotal “San Juan María Vianney” de la arquidiócesis de La Habana, tuvo lugar el “Seminario de formación laical”.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO