Daniel Ernesto Agüero Luaces,comprometido con su Iglesia y con su patria

Por Josefina Toledo Benedit


En el hogar de Daniel Ernesto Agüero Luaces (Camagüey, 23 de septiembre de 1938-26 de julio de 2014), en la diócesis de Camagüey, los valores del evangelio, la moral cristiana y las buenas costumbres constituían el tesoro tutelar. Su padre era operario en la fábrica de cigarros de la ciudad. Su madre, en casa, atendía a la numerosa prole. Daniel Ernesto hizo su primera comunión en la iglesia del Santo Cristo y se integró muy tempranamente a los jóvenes de Acción Católica, vinculado también a la comunidad de la iglesia de La Soledad.
Cursó el bachillerato de 1952 a 1957 en el Instituto de Segunda Enseñanza de Camagüey, según consta en el álbum que conservan los graduados integrantes del grupo. Como bachiller en ciencias matriculó la carrera de Medicina, pero en 1957 se cierra la Universidad de La Habana.
El triunfo revolucionario de 1959 posibilitó la reapertura de las aulas universitarias y Daniel Ernesto –radicado en La Habana– se dispuso a culminar su carrera de Medicina. Un año antes de la graduación, realizó sus prácticas en la especialidad de Obstetricia en los hospitales América Arias y Ramón González Coro, ambos en El Vedado, e Hijas de Galicia, en Luyanó. Contaba Daniel que, muchos años después, todavía algunas madres agradecidas lo reconocían y lo abordaban en la calle para decirle: “¡Doctor, este joven es el niño aquel que usted me recibió!”. Muy sumió el trabajo de los obstetras que se marchaban del país.1
Cuando se organiza la peregrinación de la Virgen de la Caridad del Cobre, la cual se inició el 21 de noviembre de 1959, Daniel Ernesto Agüero Luaces, como miembro de Acción Católica, estuvo en el grupo convocado por monseñor Eduardo Boza Masvidal2 para esperar la imagen de nuestra patrona, procedente del Santuario Nacional de El Cobre, en el aeropuerto de Rancho Boyeros.
Nunca negó su fe católica y nunca llegó a graduarse como médico. Años después, su vocación por las ciencias lo llevó a matricularse en el Instituto Superior Pedagógico Enrique José Varona, y con magnífico expediente académico se graduó como Licenciado en Educación en la especialidad de Geografía, título expedido por el rector el 20 de julio de 1984. También se formó como profesor de Matemática y culminó exitosamente diecisiete cursos de posgrado que incluyeron especialidades de las Ciencias Sociales. Estudió idiomas y dominó el inglés y el francés.
Catequista de adultos en la comunidad de San Francisco de Paula, por su profunda veneración a nuestra Patrona también mantuvo un fuerte vínculo con la parroquia de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.
El licenciado Daniel Ernesto Agüero Luaces ejerció como profesor en el Colegio La Gran Antilla y, después, en el Instituto Preuniversitario Saúl Delgado de El Vedado. Durante más de cuarenta años y hasta su jubilación, fue también profesor de Geografía, Inglés y Marketing en la Escuela Superior de Correos de Cuba. Sus compañeras de trabajo lo recuerdan como una persona de excepcional inteligencia, muy profesional. Todos lo llamaban “el Profe”, le consultaban cualquier duda y lo trataban con profunda deferencia. Fue reconocido como un trabajador muy destacado por su disciplina, su rigurosa entrega para lograr la excelencia en su desempeño y en el aprendizaje de sus educandos, tanto jóvenes como adultos. De acuerdo con sus compañeros de trabajo, decir que Daniel era integral en todos los aspectos, es todavía un escaso reflejo del humanismo cristiano que emanaba de su personalidad.
Paralelamente, la solidez cultural adquirida le permitió desplegar una actividad continua en eventos científicos organizados en diversas instituciones culturales, entre ellas el Museo de la Ciudad de La Habana, la Biblioteca Municipal Manuel Cofiño, el Museo Histórico de San Antonio de los Baños, el Museo Casa Natal de José Martí, el Museo Napoleónico de La Habana, el Museo Nacional de Bellas Artes, la sede del Conjunto Folclórico Nacional, como invitado de su director, Rogelio Martínez Furé3 y de la Asociación de Escritores de la UNEAC.
Entre las conferencias magistrales que impartió se destacan “Las Hermanas Oblatas de la Divina Providencia: educadoras magníficas” y “Origen de la música cubana: transculturación y mestizaje”.
Agüero Luaces fue invitado a impartir un ciclo de charlas en el Museo Municipal de Santa Cruz de Tenerife, Islas Canarias, España. Allí el pianista cubaca de Manuel Saumell y de Ernesto Lecuona. Entre una y otra pieza musical, Daniel Ernesto, como el culto y ameno comunicador que era, explicaba a la concurrencia el origen y la significación de cada obra interpretada. La actividad cultural fue promocionada muy elogiosamente en los medios de Islas Canarias y, atendiendo al interés despertado, los patrocinadores decidieron repetir el ciclo del concierto y las charlas culturales.
De regreso a Cuba, viajó de La Habana a su Camagüey natal e impartió conferencias en la Casa de la Diversidad Cultural y en la casa diocesana de La Merced. Regresaba siempre a su tierra de origen durante las vacaciones de julio y agosto para impartir cursos programados de superación a maestros en ejercicio, quienes lo esperaban. Fue costumbre que mantuvo hasta el día de su muerte, el 26 de julio 2014, justamente cuando estaba de visita en su patria camagüeyana.
Cuando el Papa Benedicto XVI visitó Cuba, Agüero Luaces fue propuesto para integrar el reducido grupo de laicos que recibiría la eucaristía directamente de manos de Su Santidad, en la Plaza de la Revolución José Martí. La selección lo conmovió, sin dudas. Era un reconocimiento a su ejemplar coherencia entre fe y vida.







Notas
1 Referido por Daniel Ernesto en nuestra comunidad de la parroquia de San Francisco de Paula, donde cultivamos una fraterna amistad, a partir de nuestra fe y de la identificación cultural. J.T.B.
2 Monseñor Eduardo Boza Masvidal (Camagüey, Cuba, 22 de septiembre de 1915-Los Teques, Venezuela, 16 de marzo de 2003), en proceso para su beatificación.
3 Rogelio Martínez Furé, africanista de sólida cultura universal, poeta, narrador, en la pasada Feria Internacional del Libro de La Habana, 2016, recibió  el Premio Nacional de Literatura 2015. Le dedicó un sentido homenaje de recordación a Daniel Ernesto Agüero Luaces en su tertulia mensual “Maka con Furé”, en la UNEAC, en agosto de 2015.


Fuente: Testimonios personales de Hilda Luaces Romero, viuda de Daniel Ernesto Agüero Luaces, de José Luis González Blanch, Bimbi, condiscípulo y amigo entrañable, de Henrietta y Caridad Pryce Gregori, primas hermanas, y de sus compañeras de trabajo Cira Rodríguez Duporté, Mercedes Folás Machado y Georgina Valdés Betancourt.

NUESTRA SEÑORA DE REGLA, SU CULTO EN CUBA

Roberto Méndez Martínez

El pasado 24 de febrero la parroquia Nuestra Señora de Regla, en el poblado portuario del mismo nombre celebró el aniversario 61 de la coronación canónica de la imagen tutelar. La ceremonia, presidida por Monseñor Juan García, arzobispo de La Habana, rememoró también el trigésimo aniversario de la bendición de ese templo y su altar principal por Monseñor Jaime Ortega y tampoco se olvidó de que hace dos siglos el Venerable Padre Félix Varela viajó hasta el pequeño poblado para predicar el 7 de septiembre en la festividad patronal.

Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos

Papa Francisco

Me gustaría con este mensaje llegar y animar a todos los que, tanto en el ámbito profesional como en el de las relaciones personales, “muelen” cada día mucha información para ofrecer un pan tierno y bueno a los que se alimentan de los frutos de su comunicación.

Santa Catalina de Siena, la diplomática de Dios

Juan Manuel Galaviz,SSP

Mujer de hierro, sin pelos en la lengua, santa Catalina de Siena (1347-1380) fue una mística extraordinaria y una incansable reconciliadora en un mundo de enfrentamientos y rencillas, de divisiones también dentro de la Iglesia.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO