“Creo en las personas y en sus potencialidades”

Por René Javier / Fotos Progreso Semanal

Indiscutible ídolo de la infancia de más de una generación, elegante como pocos a la hora de fildear  elevados y un bateador fino durante una gloriosa carrera de veintidós años, forma parte de la realeza histórica del equipo más emblemático de las Series Nacionales.
Hoy camina orgulloso por el valle de los inmortales y de las leyendas azules como Carneado, Chávez, Trigoura, Urbano, Ñico, Tony, Changa, Anglada, Puente, Hurtado, Don Agustín, Capiró, Medina, Padilla, Germán, Vargas, Darcourt, Pablo Miguel, Arocha, Valle, Euclides, Kendry, Hernández y Tabares.
Exhibió un hermoso número 17 en su espalda y se nombra Javier Méndez González. Días antes del pasado 29 de agosto, fecha en que se inició la más reciente temporada de béisbol nacional, conversamos con el que fue designado nuevo mentor de Industriales.

 ¿Imaginaste que doce años después de vestir por última vez la camiseta azul, regresarías como manager?

“Siempre veía esa función lejana y nunca pensé que sería director de los Industriales, pues a muchos compañeros míos les agradaba esa tarea y no quería ser estorbo en sus aspiraciones”.

¿Cómo asumes esta responsabilidad?

“Dirigir a un equipo con tanta historia es un gran reto y una responsabilidad mayor con los aficionados al béisbol cubano y capitalino. Por aquí han pasado grandes luminarias que le han dado enorme brillo al conjunto y nunca serán olvidados. Asumimos esta misión con mucho optimismo, disposición y deseos de realizar una labor que haga feliz a nuestros seguidores”.

¿Crees que no haber dirigido anteriormente en otros eslabones del béisbol pueda convertirse en un inconveniente?

“Siempre hay una primera vez. Aunque dirigí en Italia, comandar a los Leones será una gran encomienda. No pienso que sea un inconveniente, al contrario, lo veo como una evaluación de mi capacidad y conocimientos adquiridos en mi vida deportiva, los cuales trataré de utilizar en bien del béisbol capitalino”.

 Dos de las grandes figuras de tu generación que te precedieron como dirigentes no tuvieron los resultados esperados y la afición los cuestionó con severidad. ¿No sientes temores?

“Ellos, como yo, fueron parte de este gran equipo que es Industriales. Hay que ser valientes para afrontar esta faena y ellos la asumieron con dignidad, entrega y dedicación. El no haber alcanzado su objetivo, no los demerita. La afición nuestra es conocedora de nuestro deporte nacional y es muy exigente. Trataré de cumplir bien mi función y ser lo más justo posible, pero somos humanos y las personas que toman decisiones están expuestas a las críticas. Por mi parte, las tomaré como un medidor de mi labor, siempre que sea de un modo constructivo y ayude a mejorar nuestro trabajo”.

A pesar de haber sido un jugador con números excepcionales, eras un atleta de comportamiento pasivo en el terreno. ¿Mantendrás esa postura como timonel?

“Esa es mi forma de ser y mi característica como persona. Los que me conocen saben cómo pienso, me proyecto y actúo. Soy muy comprometido, serio y me exijo mucho a mí mismo. Creo que a veces exagero con mi trabajo. Analizar, influir, escuchar, comunicar y convencer son habilidades que usaré en mi futuro como manager”.

Mucho se habla de la disciplina del equipo, ¿cómo piensas enfocar el asunto?

“Esto es fundamental en las aspiraciones del plantel. Creo en las personas y en sus potencialidades. La disciplina es factor primordial en cualquier aspecto de la vida de las personas. La mayoría de los grandes atletas del mundo son disciplinados. Para realizar y soportar grandes entrenamientos, competir a un alto nivel y obtener resultados destacados, hay que ser consecuentes con la disciplina. Los equipos deben ser maquinarias bien engrasadas y sus componentes son los responsables de funcionar armónicamente. Es importante cumplimentar con los horarios, la puntualidad, la asistencia, la seriedad en el entrenamiento y la ejemplaridad de los jugadores más veteranos; así como el comprometimiento con las metas del grupo ayudarán a que el aspecto disciplinario sea eficiente y ayude a sumar victorias desde el comienzo de la preparación”.

 El área de los lanzadores otra vez luce debilitada, ¿qué estrategias utilizarás?

“Tenemos un amplio grupo de lanzadores en la preselección; la mayoría muy jóvenes, pero con un gran talento. Se está realizando un trabajo profundo con ellos desde hace varias semanas y estoy optimista con su comportamiento. Están entrenando con seriedad y confío en que sabrán hacer su trabajo, superarse y alcanzar niveles superiores”.

 Algunos jugadores veteranos han bajado su rendimiento en las últimas campañas, ¿habrá renovación?

“Esto lo hemos analizado con profundidad con el colectivo técnico de la Comisión Provincial y los entrenadores. Es verdad que algunos han bajado su rendimiento por diversos factores. Esos jugadores han sido convocados al entrenamiento, pues son atletas que, debido a su experiencia y profesionalidad, merecen un voto de confianza. Percibimos que debe existir una renovación, aunque el béisbol es un deporte que permite ser longevo mientras rindas. Pero este año se reducirán las nóminas de cuarenta a treinta y dos jugadores y será sumamente difícil la integración final, razón por la cual no nos podemos dar el lujo de tener jugadores lesionados, con molestias o que no cumplan las exigencias requeridas. El entrenamiento será muy exigente y de ahí saldrán los que mejores estén, sean veteranos o noveles”.

 ¿Qué le dirías a ese público de la capital que tantas veces coreó tu nombre?

“Nunca me ha gustado crear falsas expectativas, solo les puedo decir que trataré de inculcar las razones por las que pude jugar dieciocho temporadas con el elenco más mediático de la pelota cubana. Es importante ser batalladores y perseverantes. Aprender a ser humildes con la victoria y sensibles con la derrota. Interiorizar el compromiso y la responsabilidad que tenemos todos con esa afición, que tanto nos exige, pero que nos aplaude y vitorea cuando hacemos las cosas bien. A ese hermoso público de la capital, le pedimos, una vez más, que nos apoye con la misma alegría de siempre”.

Clásico Mundial de Béisbol: Cuba de más a menos

Nelson de la Rosa Rodríguez

El IV Clásico Mundial de Béisbol constituye la principal atracción para los aficionados cubanos en una temporada donde no hay citas multideportivas, entiéndase juegos centroamericanos, panamericanos u olímpicos.

Beisbol y nación en Cuba: relato de una pasión

José Antonio Michelena

Presentado por Leonardo Padura en el capítulo habanero de la Feria Internacional del Libro 2016, Béisbol y nación en Cuba, del profesor Félix Julio Alfonso López, es una valiosísima contribución a la historiografía del deporte nacional que, aunque sostenida por la pasión, es fruto del acucioso rigor investigativo y la eficaz expresión de un narrador dominante y seductor durante todo el juego (hasta más allá de los nueve innings).

La Reebok Spartan Race llega a La Habana

Nelson de la Rosa Rodríguez

Mientras los aficionados al béisbol estén pendientes de lo que ocurra en el Clásico Mundial y en el Fútbol europeo, las miradas se pongan en las fases definitorias de la Champions League, en Cuba podremos vivir muy pronto un acontecimiento especial: la Reebok Spartan Race.

SUSCRIBETE A NUESTRO BOLETIN
TE SUGERIMOS...
LENTE CURIOSO